Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Puedes Aceptar y Continuar o informarte con nuestra Política de Cookies.

Noticias

Hércules no eligió nuestra ciudad por casualidad

Hércules no eligió nuestra ciudad por casualidad

05/11/2014 · Nutrición y entrenamiento

La ciudad de A Coruña es muy conocida por su espectacular ubicación, por su paisaje, por su historia, por  la milenaria Torre de Hércules y por muchos motivos más que puedes descubrir si la visitas. Pero no nos podemos olvidar que en esta tierra se crea una de las mejores CERVEZAS del mundo, o lo que es lo mismo, una de las bebidas más recomendadas por los especialistas para la hidratación, recuperación y apoyo a la dieta del deportista.

Entre los numerosos beneficios que puede aportar la ingesta de cerveza (en cantidades moderadas si contiene alcohol) y que han sido analizados y publicados en infinidad de estudios científicos, podemos señalar los siguientes:

El consumo moderado de esta bebida, puede contribuir a mantener niveles más altos de glucosa plasmática y atenuar las respuestas hormonales de estrés.

Las maltodextrinas, carbohidratos de gran interés para la nutrición deportiva y presentes en la cerveza, corrigen la posibilidad de hipoglucemia, ya que se metabolizan lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre y dan lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

Su consumo moderado de esta bebida, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, tras realizar ejercicio físico en condiciones de elevada temperatura ambiental y abundante transpiración, permite recuperar las pérdidas hídricas en medidas similares al agua.

Su alto contenido en agua, el equilibrio de sus componentes (hidratos de carbono, bajo contenido en sodio y ausencia de grasas), su capacidad refrescante, su bajo aporte calórico (una caña -200ml- contiene 90 Kcal. y si se trata de cerveza sin 15 Kcal.) y su baja graduación alcohólica (4º-5º); hacen de la cerveza una bebida interesante para el mantenimiento de los márgenes cardiosaludables del deportista.

La acción antioxidante derivada de su contenido en polifenoles la hace especialmente interesante como bebida cardiosaludable, tomada de forma responsable. Por otro lado, es un aporte importante de vitaminas del grupo B que, unido a los antioxidantes, puede incidir en un control adecuado de los márgenes de cardiosaludabilidad junto al control de los factores de riesgo.

La ingesta de cerveza, gracias a su contenido en antioxidantes como los polifenoles – proantocianidinas y flavonoides (polihidroxiflavona, quercitina) y las melanoidinas – junto a la presencia de vitaminas E y C y determinados oligoelementos puede ser efectiva para prevenir dolores musculares.

Durante el ejercicio físico, especialmente el de carácter aerobio, aumenta de manera espectacular el consumo de oxígeno lo que puede dar lugar a distintas molestias musculares como las comúnmente conocidas como “agujetas”. Para ello, ingesta moderada de cerveza se presenta como una alternativa saludable y recomendable por sus efectos favorables sobre el daño celular oxidativo y los procesos inflamatorios, origen de la fatiga, de dolores musculares de aparición tardía y otros trastornos musculares.

Se ha demostrado que el consumo moderado de cerveza (un máximo de 3 cañas para los hombres y 2 para las mujeres) puede tener efectos positivos para el organismo, siempre que se trate de individuos adultos y sanos. Está elaborada con ingredientes 100% naturales (agua, cebada y lúpulo) y es una de las pocas bebidas que contiene vitaminas y minerales de forma natural.

La ingesta moderada de cerveza tras el ejercicio físico favorece la rehidratación de los deportistas, sin perjudicar sus capacidades psicocognitivas, según recientes investigaciones elaboradas por nutricionistas, que recomendaron incluir esta bebida en la dieta diaria de los deportistas.

El bajo contenido alcohólico de esta bebida es absolutamente compatible con el rendimiento deportivo de alto nivel, siempre que se tenga en cuenta que la cantidad de cerveza ingerida sea adecuada a la capacidad de metabolizar el alcohol. Se considera como “la primera bebida para el deportista después del agua”.

La práctica de tomar una cerveza después del ejercicio puede ayudar a “socializar el deporte”. Es de gran importancia mantener “hábitos normalizados” en la vida de los deportistas.

Creo que queda claro porque Hércules eligió esta ciudad y cual era el secreto de sus victorias.

« Noticia anterior Noticia siguiente »