Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Puedes Aceptar y Continuar o informarte con nuestra Política de Cookies.

Noticias

Tecnología y Deporte

Tecnología y Deporte

03/12/2014 · Otras

En nuestro trabajo, en nuestra casa, en nuestro tiempo libre. Por obligación y por devoción, la tecnología se ha hecho un hueco en el mundo del siglo XXI y cada vez es mayor la influencia que tiene en nuestra vida cotidiana. Aparatos que en otra época nos habrían parecido salidos de una película de ciencia ficción surgen cada poco para facilitar aún más nuestra existencia, hasta un punto que en ocasiones roza el absurdo. Por el mal uso que muchas veces se hace de ellas, las tecnologías de vanguardia tienden a identificarse con una vida sedentaria e insana.

En respuesta al apoltronamiento al que parece encaminarnos la corriente, en los últimos tiempos ha surgido una vertiente proactiva de la que ya pocos escapan. El equipo de los vagos cada vez cuenta con menos integrantes, pues casi todos se han ido incorporando, en mayor o menor medida, a la práctica habitual de algún que otro deporte o actividad: gimnasios y piscinas, clases de baile o de yoga, ciclismo o running cuentan ya por miles a sus incondicionales.

Muchas de estas prácticas no podrían entenderse, hoy por hoy, sin la aportación que a ellas hace la tecnología. El ojo de halcón en el tenis, la revisión televisiva en el baloncesto o la detección automática de goles en el fútbol son sólo algunos ejemplos de lo que ésta aporta al deporte profesional. Pero es en el plano amateur donde quizá se hace más palpable su presencia: hoy en día es impensable salir a correr sin música en nuestros oídos, un pulsómetro al hombro, cronómetro en la muñeca y algún dispositivo GPS que calcule la distancia por nuestras piernas recorrida.

Pero no sólo de artilugios vive el hombre. De manera subyacente, otras muchas tecnologías hacen posible la celebración de una carrera como la Hércules XTRM. Probablemente, sin la existencia de Internet, la organización de un evento de dichas características fuese poco menos que imposible. No sólo porque la red brinde la posibilidad de llegar a un enorme número de personas, las cuales, además de animarse a competir, pueden poner su granito de arena exponiendo su opinión, proponiendo mejoras o compartiendo información. Sino más bien porque lo que consigue todo esto es alumbrar, bajo el emblema de la carrera, una verdadera comunidad. Y esto es lo que verdaderamente la hace fuerte.

El equipo de Duacode
Soluciones web a medida
www.duacode.com

« Noticia anterior Noticia siguiente »